En este momento estás viendo Abrir una Inmobiliaria en Bolivia. Requisitos, Ventajas y Riesgos
como abrir una inmobiliaria en bolivia

Abrir una Inmobiliaria en Bolivia. Requisitos, Ventajas y Riesgos

Tiempo de lectura: 19 minutos

¿Te gustaría abrir una inmobiliaria en Bolivia y saber cuáles son los requisitos, riesgos, ventajas y desventajas de esta inversión y emprendimiento? Nosotros tenemos la respuesta en esta guía sobre cómo puedes abrir una inmobiliaria en el país.

Después de haber revisado más de 2500 inmobiliarias en el país, llegamos a la conclusión de que abrir una inmobiliaria en Bolivia puede ser un negocio bastante lucrativo, pero también puede traerte sólo desaciertos si tomas los caminos incorrectos.

A continuación, te presentamos todos los detalles y nuestras conclusiones respecto al tema, también los requisitos y ventajas y riesgos que tendrás que tomar en cuenta a la hora de incursionar en negocio de las inmobiliarias en Bolivia.

Existen 2 tipos de inmobiliarias legales y formales

Existen dos tipos legales de negocios en Bolivia qué tienen como actividad central los servicios inmobiliarios, estos negocios son:

  1. Las franquicias inmobiliarias, que establecen redes de agentes.
  2. Las inmobiliarias clásicas, con empleados especializados.

Veamos primero los requisitos para abrir, tanto A) una franquicia inmobiliaria como B) una inmobiliaria clásica en Bolivia.

Y después de esto, hablaremos sobre las ventajas, desventajas y riesgos de las franquicias inmobiliarias versus las inmobiliarias clásicas en el país.

¿Cómo abrir una inmobiliaria en Bolivia?

A) Franquicias inmobiliarias

Las franquicias inmobiliarias son actualmente tendencia en la industria inmobiliaria de Bolivia, y también en el mundo. Empresas como Century 21, Re/Max, o Redes Inmobiliarias, todas presentes en Bolivia, ofertan sus franquicias, para que los emprendedores y empresarios creen sus propias inmobiliarias a partir de ellas, bajo la marca paraguas de estas corporaciones.

Los inversores y emprendedores compran estas franquicias y después establecen sus propias inmobiliarias, en las cuales, más adelante, se establecen redes de agentes inmobiliarios, quienes actúan bajo las reglas y directrices de la marca inmobiliaria de la que se adquirió la franquicia.

Requisitos para abrir una franquicia inmobiliaria

  1. Contar con capital de inversión
  2. Comprar la franquicia
  3. Registrarse en Impuestos Nacionales
  4. Registrarse en Fundempresa
  5. Obtener una licencia de funcionamiento
  6. Inscribirse en alguna caja de salud, AFP, SENAPI, entre otros.

1) Contar con capital de inversión

Se requiere entre $10,000 a $45,000 para abrir una franquicia Inmobiliaria en algún lugar del país sin tener después problemas serios de liquidez o requerimiento extra de capital. 

Este capital se distribuye en general de la siguiente manera: 

  • Costo de la franquicia $5,000 a $15,000. Franquicias como Re/Max o Century 21 cobran entre $6,000 a $15,000 por adquirir su franquicia. Redes inmobiliarias, que es una empresa fundada en Bolivia, y que tiene la misma forma de trabajo que las anteriores empresas, cobra $5,000 por su franquicia. Existen también otras empresas, que actualmente no están en el país, y que cobran un monto similar por sus franquicias, como ser Keller Williams o Real Living, entre otras.
  • Realización de trámites registro en Fundempresa, impuestos, AFPs, etcétera $1,500 a $2,500. Aquí se incluyen los costos de una gran cantidad de requisitos y trámites incluyendo AFP, caja de salud, impuestos nacionales registro de comercio SENAPI, entre otros. Si se hace de manera continua y enfocada, el trámite de registro en todas estas entidades tardará de 2 a 3 meses.
  • Capital de sostenimiento durante 6 meses $5,000 a $25,000. Aquí se incluyen los costos de pago, de alquileres de oficinas, compra de mobiliario, pago de servicios básicos pago a empleados de planta, capital de operaciones, capital para contingencias, entre otros. Este monto es bastante variable, y depende del tamaño de la franquicia inicial, del tamaño de la oficina número de empleados iniciales etcétera. Pero en general, mientras más capital se destine al sostenimiento, mejor, ya la franquicia recién está lanzándose, no tiene aun clientes, y deberá enfrentar bastantes imprevistos, en los próximos seis meses a un año.

2) Comprar la franquicia

Actualmente en Bolivia existen dos inmobiliarias internacionales y una de origen nacional que ofrecen sus franquicias a los emprendedores e inversores que quieran trabajar bajo sus marcas.

Estas franquicias son:

Re/Max

Remax actualmente cuenta con 22 oficinas a nivel nacional y 12 oficinas Santa Cruz. Es la franquicia inmobiliaria más extendida en Bolivia y está hace 10 años en el país cuenta con más de 400 agentes a nivel nacional.

La franquicia de ReMax en Bolivia cuesta de $6,000 a 18,500 y el tiempo que es válida es durante 5 años.

En Remax, existen tres niveles de franquicias:

  • La de nivel inicial que vale $6,500
  • La de nivel intermedio que vale $12,500
  • La de último nivel que vale $18,500

Remax cobra un 4% de comisión por la venta de un inmueble que lo reparte de la siguiente manera:

  • Del 5% al 10% de la comisión se va a la casa central de latinoamérica
  • La oficina o franquicia se queda con el alrededor del 45% de la comisión.
  • El agente o los agentes que consiguieron tanto la propiedad como al comprador se quedan con el restante 45%.

Si dos oficinas se conectaron para unir a propietario y comprador se dividen las comisiones de la siguiente manera:

  • Del 5 al 10% de la comisión se va a la casa central de latinoamérica.
  • El 90% restante se reparte entre las dos franquicias que consiguieron tanto al comprador como al vendedor.
  • Cada una de estas franquicias reparte a su vez, internamente, su parte de la comisión entre el agente y la franquicia.

De todas formas la estructura del reparto de comisiones y los porcentajes dependen en gran medida de cada franquiciado y pueden variar de manera significativa de una a otra franquicia u oficina. Por tanto, el ejemplo anterior es aproximado.

También las comisiones varían ampliamente dependiendo del nivel que tiene el agente inmobiliario que realizó la venta. Si éste agente tiene un nivel inicial, obtiene menos porcentaje de la comisión, pero sí es un agente de más estatus, recibe un mayor porcentaje de la comisión.

Re/Max está en 6 ciudades actualmente, con 2 franquicias en La Paz 5 en Cochabamba 12 en Santa Cruz 1 en oruro 1 en sucre y 1 en tarija.

Century 21

Century 21 se instaló hace solamente tres años en Bolivia, pero actualmente cuenta con 13 oficinas en Bolivia, de las cuales 11 están en Santa Cruz. Cuenta con alrededor de 300 agentes a nivel nacional.

La franquicia de Century 21 cuesta alrededor de $10,000 en Bolivia y es válida durante 5 años.

Century 21 cobra del 3% al 4% de la comisión de venta y este esta variación depende cada franquicia. La comisión se reparte de la siguiente manera: 

  • Entre un 5% a 10% se va a la casa central de Century 21
  • Alrededor de un 30% va para la franquicia o la oficina
  • Alrededor de un 60% va para agente inmobiliario que consiguió la venta.

Si dos franquicia se unieron para reunir a comprador y propietario las comisiones se distribuyen de la siguiente manera:

  • Entre un 5 a 10% se va a la casa central de Century 21
  • El restante 90% se reparte en partes iguales entre las dos franquicias que participaron en la transacción.
  • Cada franquicia reparte su 45% restante internamente entre esta franquicia y su agente inmobiliario que propició la venta. Generalmente quedándose con un tercio y dándole al agente dos tercios.

Al igual que Remax, Century 21 deja bastante autonomía en cuanto a la forma en que se repartirán las comisiones a cada franquicia. Así que el ejemplo anterior es aproximado.

Red Inmobiliaria

Red inmobiliaria es una franquicia inmobiliaria, creada en Bolivia, que tiene proyecciones internacionales, aunque actualmente sólo está operando en Santa Cruz. Cuenta con alrededor de 50 agentes.

La franquicia de Red inmobiliaria cuesta $5,000. 

Algo a destacar de Red Inmobiliaria es que se esfuerza mucho en determinar la experiencia de los futuros emprendedores o empresarios en el rubro de bienes raíces, para ver si les concede o no la franquicia, ya que ellos quieren gerentes con experiencia, y que así puedan llevar a cabo de manera óptima el negocio teniendo éxito con sus franquicias.

3) Registrarse en Impuestos Nacionales

Toda empresa formal en Bolivia está obligada a inscribirse en el llamado Padrón Nacional de Contribuyentes, con esto obtiene el número de identificación tributaria, que es el NIT. Las franquicias, desde el punto de vista del estado, son una empresa independiente y deben inscribirse por separado.

4) Registrarse en Fundempresa

Toda empresa formal en Bolivia está también obligada a inscribirse en el Registro de Comercio (Fundempresa). Este registro otorga personalidad jurídica a una empresa y la convierte en sujeto de derecho. Esto significa que la empresa ya existe, desde el punto de vista legal y comercial, y por tanto está habilitada para realizar operaciones empresariales, además, ya es imputable y si entra en un conflicto legal, se la puede demandar y enjuiciar, pero también obtiene el derecho de defenderse en demandas legales, como empresa.

Registro en Fundempresa debe actualizarse cada año.

5) Obtener una licencia de funcionamiento

Por decreto nacional, cada alcaldía requiere que las empresas, de su municipio, obtengan una licencia de funcionamiento. Aunque los requisitos son diferentes de acuerdo a cada alcaldía, pero en general son los siguientes:

  • Demostrar la existencia de las oficinas del negocio 
  • Especificar la actividad a la que se va a dedicar, en este caso bienes raíces
  • Contar con el NIT
  • Estar registrado en Fundempresa
  • Presentar un certificado de antecedentes penales

En la mayoría de los municipios, la licencia de funcionamiento se debe actualizar cada 2 años.

6) Inscribirse en una caja de salud y en una AFP

Una vez realizadas todas las anteriores acciones, quedan otros detalles que se deben completar, relacionados con los trabajadores, registro de marca, entre otros.

Aunque las franquicias inmobiliarias, en general, funcionan con agentes independientes o contratistas, y no empleados, también cuentan con algunos empleados de planta, como contadores y asistentes, para los cuales hay que realizar las siguientes acciones.

Registro en una caja de salud

Se debe registrar la empresa en alguna caja de salud, para que los empleados de planta obtengan este beneficio de salud

Registró en una AFP

Para que los empleados de planta aporten al Sistema Nacional de Pensiones, se debe realizar el registro en una AFP

Inauguración de operaciones

Una vez que la inmobiliaria ha cumplido con todos los requisitos legales y formales descritos arriba también tiene que conseguir un emplazamiento o una oficina de operaciones, la cual debe ser espaciosa y complir con los requisitos mínimos de Re/Max. También se deben conseguir todo el mobiliario teléfonos de fijos de contacto etcétera. 

El broker o inversor está ahora encargado de construir su red de agentes inmobiliarios, a los cuales tendrá que incluir a la franquicia y capacitar, para que actúen de acuerdo a las normas de ésta. La principal actividad del Broker inmobiliario es la de liderar el equipo de agentes, así como reclutarlos capacitarlos y ver la conducción y dirección estratégica de la franquicia.

B) Inmobiliarias clásicas

Estas inmobiliarios funcionan como una empresa normal de cualquier otro rubro. Tienen un gerente general o director y una estructura organizacional, con empleados especializados en diferentes áreas; como marketing, finanzas, recursos humanos, asesoramiento legal, asesoramiento técnico, etcétera.

Además, también cuentan con un área de agentes, pero estos agentes son empleados que reciben, tanto un sueldo como una comisión. Esta comisión, parcial, que reciben, depende de su capacidad en ventas inmobiliarias. 

Aunque este modelo actualmente enfrenta fuerte competencia de las franquicias inmobiliarias, existen inmobiliarias clásicas, en Bolivia, que son bastante exitosas actualmente, y mucho más que las franquicias inmobiliarias. Pero, en general, estas inmobiliarias clásicas exitosas tienen al menos 15 años operando en el país.

Requisitos para abrir una inmobiliaria clásica

  1. Contar con capital de inversión
  2. Registrarse en Impuestos Nacionales
  3. Registrarse en Fundempresa
  4. Obtener una licencia de funcionamiento
  5. Registrarse en una cámara de inmobiliarias, o de construcción
  6. Inscribirse en alguna caja de salud, AFP, SENAPI, entre otros.

1) Contar con capital de inversión

Se requiere general de $20,000 a $40,000 para abrir una inmobiliaria clásica, y estar operativo y sin apuros económicos, durante la fase de lanzamiento, que puede ser de, en promedio, durante los próximos seis meses a 1 año y medio, partir de la inauguración.

El capital de inversión se distribuye de la siguiente manera:

  • Realización de los trámites y registros de apertura. Desde el registro de comercio, pasando por impuestos nacionales, la AFP, SENAPI, cajas nacionales de salud, entre otros. Todos estos trámites tienen un costo de entre $2,000 a $3,000. El registro en una cámara de inmobiliarias va desde los $200 a los $2,000 por año. Los trámites que acabamos de mencionar, en conjunto, duran entre 2 a 3 meses.
  • Sostenimiento de operaciones durante el próximo año. Al ser una empresa independiente, la inmobiliaria clásica tendrá que realizar esfuerzos de marketing bastante importantes, así como sostener los sueldos de sus empleados, servicios básicos, alquileres de oficinas, durante un tiempo prolongado, ya que, como cualquier, emprendimiento la inmobiliaria tiene que empezar desde cero. Y es aquí donde se invierte casi todo el capital inicial, que debería ser mínimo de $15,000 pero lo óptimo es que sea de $25,000 a $35,000.

2) Registrarse en Impuestos Nacionales

Como dijimos antes, toda empresa formal en Bolivia debe registrarse en Padrón Nacional de Contribuyentes para obtener su número de identificación tributaria o NIT.

3) Registrarse en Fundempresa

El registro de comercio es obligatorio para todas las empresas de Bolivia. Este registro les otorga a las empresas entidad jurídica y se convierten en sujetos de derecho, lo que significa que eres el punto de vista de la ley son entidades existentes e imputables, además, con este registro, están habilitadas para realizar operaciones comerciales de manera legal.

El registro Fundempresa debe actualizarse cada año.

4) Obtener una licencia de funcionamiento

Cada alcaldía, de forma autónoma, está obligada a requerir una licencia de funcionamiento de todas las empresas formales que funcionan en su municipio. 

Los requisitos para obtener esta licencia dependen de cada alcaldía, pero en general son:

  • Demostrar la existencia de las oficinas del negocio 
  • Especificar la actividad a la que se va a dedicar, en este caso bienes raíces
  • Contar con el NIT
  • Estar registrado en Fundempresa
  • Presentar un certificado de antecedentes penales

En la mayoría de los municipios se debe actualizar la licencia de funcionamiento cada dos años.

5) Registrarse en una cámara de inmobiliarias, de construcción, o a la cámara nacional de comercio

Aunque es opcional, registrarse en una cámara de inmobiliarias o de construcción es beneficioso para una inmobiliaria en varios aspectos, como ser, mejoras en su imagen de marca, reglamentación de sus actividades de acuerdo a un estándar que indica la cámara, además, acceso a beneficios que brinda una cámara de forma interna, como especialistas en diferentes áreas, capacitación, mayor alcance y promoción, entre otros.

Existen cámaras inmobiliarias solamente en dos ciudades del país, las cuales son:

  • CEBIRAC en Cochabamba. Esta cámara cuenta con alrededor de 10 inmobiliarias inscritas o asociadas. Lo último que sabíamos es que la entrada a CEBIRAC cuesta $2,000 por año y se debe renovar cada año, por el mismo monto.
  • CAINCRUZ en Santa Cruz. Esta cámara cuenta con alrededor de 50 empresas inscritas o asociadas. Tenemos conocimiento de que para afiliarse hasta cámara se deben pagar $200 por año.

Las demás ciudades del país no cuentan con cámaras de inmobiliarias y lo único que les queda a las inmobiliarias es afiliarse una cámara de construcción, aunque también es opcional. Existe una cámara de construcción para toda Bolivia y en cada ciudad importante existe una cámara de construcción de la ciudad.

Por último también es óptimo afiliarse a la Cámara Nacional de Comercio para disfrutar de todos los beneficios que esta ofrece a las empresas de Bolivia. 

Las cámaras en general brindan beneficios en cuanto a capacitación, representación, asesoramiento legal, económico, comercial, técnico, etcétera. Por ejemplo, durante la pandemia, la cámara nacional de inmobiliarias de Santa Cruz CAINCRUZ asesoró a sus afiliados en cuanto al manejo de clientes con bioseguridad.

6) Inscribirse en alguna caja de salud, AFP, SENAPI, entre otros.

Ya que la inmobiliaria será una empresa clásica, tendrá bastantes empleados de planta, con lo cual, deberá afiliarse a una caja de salud y a una AFP. 

También es bueno que se dirija a SENAPI para realizar el registro de su marca, y así lograr que está le pertenezca de manera legal.

Ventajas y desventajas de las franquicias inmobiliarias

Las franquicias bolivianos, de aparición relativamente reciente en el país, cuentan con diferentes ventajas y desventajas, desde el punto de vista del emprendedor, de las que hablaremos a continuación.

Las ventajas:

Las franquicias inmobiliarias son tendencia en Bolivia, y no es por nada, ya que cuentan con beneficios bastante importantes:

  • No se empieza desde cero. Con una franquicia cuentas con una marca de renombre mundial qué te respalda, y que ya pasó todo el proceso de hacerse conocer y conseguir una buena imagen en la mente de los clientes. Remax y Century 21 son más marcas conocidas a nivel mundial y Bolivia cuentan con una aprobación bastante buena de sus clientes, del 4.3/5 puntaje de las redes sociales, basada en al menos 200 revisiones. Esperamos que Red Inmobiliaria una franquicia boliviana logré un alcance de su marca internacional, cómo tiene planeado.
  • Se recortan costos de operación. Una franquicia inmobiliaria no necesita contratar tantos empleados como una inmobiliaria clásica, ya que los agentes que trabajan en estas franquicias son independientes o también llamados contratistas, y tampoco necesita invertir, tanto en costos de promoción y de creación de marca, ya que la franquicia le otorga una marca establecida a nivel nacional e internacional.
  • Se obtiene capacitación y asesoramiento constante. Franquicias inmobiliarias internacionales tienen formas de capacitación muy variadas y que son dadas por expertos de otros países o incluso en otros idiomas. Tanto los agentes, y más que todos los Brokers (que son a menudo los dueños de las franquicias) obtienen capacitaciones constantes y de alto nivel. A menudo existen eventos donde se celebran, tanto a nivel nacional como internacional, conferencias, seminarios, ferias inmobiliarias, cursos virtuales, entre otros.
  • Se está a la vanguardia de las tecnologías inmobiliarias. Al tener una capacitación constante y además ser una red que funciona de manera cohesionada y en una sola dirección, las franquicias inmobiliarias son capaces de gastar muchos recursos en crear sistemas de gestión de sus actividades, como plataformas para agentes inmobiliarios, con los cuales estos se comunican, ordenan sus, actividades, sus inmuebles, etcétera. También cuentan con el suficiente volumen de información y datos para estimar precios de inmuebles de manera precisa y cuentan con herramientas como el «análisis de mercados comparativo» y otras técnicas especializadas. Esto lo pueden realizar por qué estas marcas internacionales tienen una gran cantidad de recursos que lo enfocan en estos desarrollos tecnológicos, los cuales ponen al alcance de los franquiciados.
  • Las franquicias inmobiliarias se especializan en vender inmuebles. Las actividades especializadas, como asesoramiento, legal, financiero, técnico, realización de avalúos de trámites legales, etcétera, es algo que las franquicias inmobiliarias no realizan, y en cambio contratan especialistas externos, ya que no es su área de especialidad. También, no realizan estos servicios para evitar conflictos de interés con sus clientes, y con los inmuebles que promocionan, y por tanto, no ser juez y parte en las transacciones inmobiliarias. Esto les da a los clientes de las franquicias inmobiliarias mayor confianza de que están contratando los servicios de una empresa especializada en vender su inmueble y relativamente seguros de que no serán engañados o estafados.

Las desventajas:

Aunque las ventajas son bastante importantes, también las franquicias tienen ofrecen ciertas desventajas:

  • No existe una independencia total. Aunque estas empresas alegan que dan bastante independencia a los franquiciados, para que estos establezcan sus propias reglas en cuanto la conducción de la franquicia, aún tienen importantes restricciones. Por ejemplo, cuáles deben ser las formas de trabajo, la estructura de la empresa, qué porcentajes de comisión se debe cobrar, cada cuánto se debe renovar la franquicia, cómo se debe dividir las comisiones, como deben ser los servicios, etcétera. 
  • Los agentes inmobiliarios pueden ser irregulares e informales. Ya sea a causa de un broker sin experiencia, en cuanto a reclutamiento, capacitación, y liderazgo de agentes, o la falta de motivación de estos, puede existir una alta rotación de agentes independientes en las franquicias inmobiliarias, y algunos de estos agentes pueden ofrecer servicios irregulares a los clientes de la franquicia. Después de todo, no son empleados que deben entregar un producto final cada mes. En este sentido es clave el liderazgo del broker para crear, capacitar, y liderar equipos, que sean capaces de obtener resultados, además, estar contentos con el ambiente laboral y con la franquicia.
  • Con una franquicia, no se puede variar los servicios ofrecidos. Las franquicias tienen lineamientos en cuanto a los servicios que debe ofrecer la franquicia. El franquiciador dicta cómo va a ser el servicio, cuáles van a ser sus beneficios, características, etcétera. Y esto no se puede cambiar, ya que a nivel mundial se conoce a la franquicia por su servicio característico. Así como el franquiciado no puede variar una hamburguesa McDonald’s. Los franquiciados inmobiliarios tampoco pueden variar casi sus servicios. Esto tiene ventajas y desventajas, por el hecho de que las franquicias se especializan en vender y lo hacen muy bien, pero si el franquiciado quiere ofrecer servicios adicionales especializados, o con características diferentes, no podrá. A diferencia de esto, las inmobiliarias clásicas pueden cambiar sus servicios, o incluso el rubro de actividad en la que operan, como deseen.

Ventajas y desventajas de las inmobiliarias clásicas

Las inmobiliarias clásicas comparten bastantes de las ventajas y desventajas de la mayoría de los negocios formales ilegales que funcionan en Bolivia, a continuación describimos las más importantes:

Las ventajas:

  • Se tiene total control sobre el negocio. Una inmobiliaria puede determinar absolutamente todo, desde cuántos empleados va a tener, hasta cuánto va a pagar, qué mercado va atender, qué comisiones va a cobrar a sus clientes, que servicios especializados va a ofrecer, como van hacer estos servicios, etcétera. Se tiene control absoluto de todo lo que sucede en la empresa. Así, también, no se tiene que pagar una renovación de franquicia cada varios años, lo cual puede ayudar en los costos de operación. 
  • Se puede crear una marca diferenciada. Trabajando para una marca paraguas como Remax o Century 21, puede traer ventajas, pero, en la mente del consumidor, todas las oficinas de Remax son iguales. Esto puede evitar que la empresa se diferencie de sus competidores, si es que lo necesita, o, digamos, si lo ve necesario, variar sus servicios o especializarse en proyectos. Si se quiere o necesita construir una marca diferenciada en la mente del consumidor, con las franquicias inmobiliarias no se puede llevar a cabo.
  • Se pueden ofrecer servicios diferenciados. Si se quieren variar los servicios, ofreciendo servicios especializados o adicionales, o una integración vertical, por ejemplo, construyendo las casas y después vendiendolas, especializarse en proyectos, atender solamente departamentos, brindar asesorías técnicas, o administración inmobiliaria, etcétera, simplemente no se puede. Las franquicias inmobiliarias tienen un servicio que las caracteriza, y simplemente, esta forma de servicio no puede variar, algo que es razonable, pero también puede ser limitante.

Las desventajas:

  • Como todo emprendimiento, es altamente riesgoso. Más del 95% de los emprendimientos fracasan durante los primeros años de operación, en cambio todas las oficinas de Remax y Century 21 en Bolivia están funcionando, y en crecimiento. hace 10 años qué Re/Max está en Bolivia y sigue con una demanda en aumento. 
  • Se debe crear una marca y un historial de clientes. Las inmobiliarias locales y clásicas del país que son exitosas, cuentan con al menos 15 años de operaciones (a excepción de Firma Propiedades, en La Paz, que opera durante 4 años). Todo este tiempo han creado una marca y han atenido a miles de clientes, eso les da la capacidad y la posibilidad de competir contra marcas internacionales y ser reconocidas en esa ciudad o región de operaciones. Este punto, al que han llegado estás inmobiliarias, es bastante difícil de alcanzar por un emprendedor nuevo en este rubro, a menos que tenga algún factor extra que le permita tener posibilidades en el mercado.
  • Se compite contra importantes marcas internacionales. Como acabamos de decir, franquicias inmobiliarias, de renombre mundial, están ingresando y posicionándose cada vez más en Bolivia. Incluso, inmobiliarias clásicas, bastante conocidas en el país, están teniendo dificultades para competir con estas marcas inmobiliarias internacionales, y están sintiendo el peso de sus capacidades técnicas desarrolladas en cientos de países, su modelo de negocios, y el peso de su marca, que instantáneamente es aceptada y aprobada por parte significativa de los futuros clientes.

Entonces ¿qué tipo de inmobiliaria es la mejor para emprender?

Desde el punto de vista de un emprendedor creemos que, aunque debemos recalcar que esta es nuestra opinión, una franquicia inmobiliaria, en las actuales circunstancias económicas del país, es la mejor opción, ya que:

  • Ofrece menores costos de operación, ya se basa en más que todo operar con contratistas independientes, que son los agentes inmobiliarios 
  • Te proporciona una marca inmobiliaria establecida. Con lo cual se obtiene no solamente la marca paraguas, sino también todos los desarrollos tecnológicos y el know-how que han desarrollado estas empresas a causa de sus actividades en todo el mundo.
  • Un riesgo menor para el emprendedor. Algo bastante destacable, ya que la tasa de éxito de las franquicias inmobiliarias en Bolivia sigue siendo bastante alta (aunque esto puede cambiar en el futuro), con, probablemente, una tasa de éxito superior al 80%. Por otro lado, la tasa de éxito de un emprendimiento, para un negocio independiente en Bolivia, es menor al 5%.

¿Y si no tengo dinero para abrir una inmobiliaria?

Abrir una inmobiliaria te costará de entre $10,000 a $50,000 en promedio, pero si no tienes ese dinero, simplemente eres nuevo en el rubro, o lo ves demasiado riesgoso, siempre puedes empezar siendo agente inmobiliario. Eso te costará solamente de $100 a $150 al mes, dinero que será como una cuota que tendrás que pagar a las franquicias inmobiliarias para pertenecer a estas.

Recordarte que nosotros tenemos una opinion independiente, que no está parcializada hacia ninguna inmobiliaria en particular. Simplemente creemos que hay oportunidades en esta área.

Aunque $100 a $150 al mes pueden parecer bastante sólo para pertenecer a una inmobiliaria en Bolivia (porque más bien debería ser al revés, ellos tendrían que pagarte). Pero déjame mostrarte las ventajas de esta situación:

Con todo lo anterior podrás decidir si es bueno o no invertir en este rubro.

No te aseguramos que ganes realmente algo de dinero siendo agente, ya que la mayoría de los agentes no lo logra, pero sí que conocerás de cerca la industria.

Resecto a ganar dinero siendo agente inmobiliario, es muy relativo y depende mucho del esfuerzo, la situación personal, y de la ciudad o área en la cual el agente se encuentre. De todas formas, sí es posible, con esfuerzo como en cualquier otro rubro.

Respecto a cuánto ganan los agentes inmobiliarios en Bolivia, tenemos una guía dedicada a este tema, con todos los detalles, ejemplos e incluso una calculadora, para que puedas estimar tus posibles ganancias, en el enlace.

Conclusiones: 

Cómo pudiste ver, existen diferentes requisitos para la creación de tanto inmobiliarias clásicas como la adquisición y puesta en marcha de franquicias inmobiliarias. Estos requisitos en general son bastante parecidos, y se diferencian más que todo, en la adquisición o no de una franquicia, en los costos de operación, que pueden variar bastante, dependiendo del tipo de inmobiliaria que se quiera crear, en el nivel de riesgo que se enfrenta, ya que es diferente para ambos tipos de inmobiliarias, etcétera.

Te presentamos, también, las ventajas y desventajas de cada forma de inmobiliaria, y que hacer si no tienes dinero para abrir una inmobiliaria. Al final, depende de ti que camino vas a elegir, aunque nosotros, si estuviéramos en esta posición, elegiríamos a las franquicias inmobiliarias, ya que presentan ventajas bastante importantes, respecto a las empresas clásicas, en cuanto a marca, riesgos, costos, y otros aspectos.

Esperamos que esta información te haya servido y si quieres saber más sobre las inmobiliarias en Bolivia, visita el siguiente enlace: Inmobiliarias en Bolivia.

CasasenBolivia.com información sobre inmuebles y casas en Bolivia.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Rodolfo

    Buenas tardes, los montos que mencionan aca, estan expresados en bolivianos o dolares?

Deja una respuesta